miércoles, 23 de febrero de 2011

PERSPECTIVA CÓNICA

El sistema cónico es el que ofrece un mayor acercamiento a la forma en la que observamos los objetos.

Su característica principal es la de los objetos disminuyen de tamaño a medida que se alejan del observador y que las rectas que son paralelas convergen en un punto, el foco.

Esta perspectiva se desarrollo en el Renacimiento, siendo su origen la pintura, y de ahí el que muchos términos, como plano del cuadro, hagan referencia a este arte.

El sistema cónico es uno de los más complicados a la hora de trabajar, por lo que se suele suplir con otros sistemas, como el axonométrico, más cómodos de usar.

Su utilidad principal está en la representación de objetos más grandes que una persona, es decir, edificios; ya que en los objetos pequeños se puede utilizar una perspectiva axonométrica con prácticamente los mismos resultados.

Existen infinitos focos, tantos como direcciones pueden adoptar las líneas. Pero se suele trabajar con uno, dos o tres focos, para mayor simplicidad.

En la construcción geométrica de las perspectivas cónicas se pueden encontrar dos métodos: El primero, que podría denominarse “método proyectivo”, se basa en un sistema de proyección cónica, inspirado en el sistema óptico visual. El segundo, es el “método directo”. En este caso se trabaja directamente sobre la imagen atendiendo diferentes condiciones geométricas que se denominan “leyes perspectivas”. Este método, emparentado con la observación del natural, también debe cumplir condiciones geométricas de trazado, si se quiere realizar una expresión coherente y exacta del espacio representado.


1.   LOS PROCEDIMIENTOS PROYECTIVOS Se denominan así, porque recurren a una representación de los volúmenes en el espacio en el sistema diédrico de la geometría descriptiva, sobre el cual se aplica un segundo sistema de proyección cónica. El centro de dicha proyección es el punto de vista (observador) y el plano sobre el cual se proyecta es el plano del dibujo, comúnmente denominado plano del cuadro. Para que en las proyecciones cónicas se logren imágenes semejantes a las visuales, el espacio de proyección se limita a una zona denominada cono de visión. Básicamente se pueden distinguir dos procedimientos proyectivos, y un tercero que es la combinación de los dos primeros.
1.   El procedimiento de las proyectantes visuales. Consiste en proyectar desde el punto de vista (observador) cada uno de los vértices del modelo, hasta el PC (plano del cuadro). En dicho plano, los vértices proyectados de cada arista se unen, obteniendo así la imagen perspectiva de los objetos. Para hallar la intersección de cada visual (o proyectante) en el PC, se utilizan planos que las contengan. Por ello este procedimiento también puede denominarse “de los planos visuales”.
2.   El procedimiento de las prolongaciones. Consiste en prolongar las aristas de los objetos, principalmente las horizontales, y hallar sus perspectivas. Para trazar las perspectivas de las prolongaciones (rectas), se halla la perspectiva del punto en común de todas las aristas paralelas, que es el punto impropio, ubicado en el infinito –como se sabe-, pero que en la proyección cónica tiene su representación en el PC. La perspectiva del punto impropio, es el punto de fuga de las aristas paralelas. Para cada recta se halla un segundo punto: su intersección con el plano del cuadro. La unión del punto de fuga con la intersección, es la perspectiva de la recta. Por último, las intersecciones de las rectas perspectivas que contienen a las aristas, determinan los vértices, obteniendo así la imagen de los cuerpos.
3.   Una variación del procedimiento anterior, es hallar cada vértice, con las perspectivas de rectas auxiliares que los contengan. En lugar de prolongar aristas, se usan rectas en otras direcciones, con el propósito de que los puntos de fuga no queden tan retirados del cuadro, en donde se construye el modelo.
4.   El procedimiento combinado. Consiste en prolongar aristas sólo hacia uno de los lados, generalmente el que posibilita la obtención del punto de fuga más próximo, y por proyectantes visuales, hallar sobre las rectas prolongadas ya en perspectiva, los vértices de los objetos. Éste, o cualquiera de los procedimientos proyectivos, necesitan de al menos una proyección ortogonal de los volúmenes que se van a representar, y las proyecciones en el diedro del punto de vista (observador).
2.   EL MÉTODO DIRECTO El método directo, posibilita la construcción de perspectivas, trabajando directamente sobre la imagen. No necesita la representación espacial diédrica. En su defecto, utiliza propiedades geométricas que comúnmente se conocen como “reglas perspectivas”. Este método, también puede ser muy exacto, aún sin tener las representación en proyecciones. Presenta algunas ventajas, como por ejemplo la posibilidad de hallar perspectivas de cuerpos grandes a distancias lejanas en una misma solución con elementos pequeños a distancias cercanas. Con los procedimientos proyectivos, estas diferencias de escalas serían de difícil representación en el sistema diédrico. El método directo, permite al artista, desprenderse de trazados engorrosos, dejando que su intuición visual – espacial predomine en la búsqueda de vistas interesantes.


La visión del ojo humano capta la realidad de forma semejante a como lo hace una cámara fotográfica. Las dimensiones se reducen con la distancia. En esto se debieron fijar los artistas del renacimiento cuando desarrollaron la perspectiva cónica o lineal. Pero, ¿cómo se llegó a esa manera de representar la tercera dimensión?
OBSERVAR CON ATENCIÓN ESTOS DIBUJOS DE ALBERTO DURERO.


Efectivamente, en este grabado podemos ver como un artista esta dibujando a una mujer recostada, pero lo hace de una extraña manera. La mujer se encuentra sobre una mesa, y al otro lado se encuentra el artista, pero entre ambos se alza una especie de marco de madera que tiene unos hilos tensados formando una cuadrícula. el artista observa de esta manera a la mujer como cuadriculada, y el papel sobre el que dibuja también esta cuadriculado. De esta manera se facilita su trabajo, pues quién no ha probado alguna vez a realizar la copia de un dibujo cuadriculando el original y el papel de dibujo.
PERO FIJAROS EN EL DETALLE MAS IMPORTANTE QUE CASI PASA DESAPERCIBIDO. EL DIBUJANTE APROXIMA PELIGROSAMENTE SU OJO A UN PALO SITUADO EN VERTICAL.
Claro es fundamental que el ojo no se mueva del sitio porque si no la cuadrícula no coincidiría nunca en el mismo sitio.
AQUÍ TENEMOS LOS MISMOS ELEMENTOS BÁSICOS QUE FORMARÁN LA PERSPECTIVA CÓNICA. UN PLANO GEOMETRAL HORIZONTAL (EL TABLERO DE LA MESA), UN PUNTO DE VISTA INMOVIL (EL DEL DIBUJANTE), UN PLANO DEL CUADRO (EL MARCO CON LA CUADRÍCULA) Y HASTA RAYOS PROYECTANTES QUE SERIAN LA MIRADA DEL DIBUJANTE EN ESTE CASO.
Este procedimiento gustaba mucho a Durero y volvió a recrearlo en otros grabados como el que veis a continuación, sólo que en este caso los rayos proyectantes son sustituidos por un cordel en tensión.



Aplicaciones

Es la más compleja de representar gráficamente, pero una de las más utilizadas en arquitectura e interiorismo para representar edificios y volúmenes. Es la que más se aproxima a la visión real, y equivale a la imagen que observamos al mirar un objeto con un solo ojo. No permite percibir la profundidad espacial de la visión estereoscópica.
Los programas de ordenador que realizan simulaciones gráficas generan imágenes planas a partir de algoritmos basados en esta construcción geométrica. Es común que a la vez combinen elrenderizado de superficies y texturas, dando a la imagen final un aspecto fotorrealístico.
Es frecuente su empleo en carteles de complejos y edificaciones inmobiliarias que están en construcción, ya que muestra de una forma realista como va a quedar la nueva obra. De esta manera los compradores pueden tener una idea de lo que van a adquirir.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada